Usted está aquí

WILLIAMS, RAYMOND

Raymond Williams, nace en el País de Gales en el año 1921 hijo de un<BR>galés "señalero" del ferrocarril muriendo en el año 1988. Esta herencia Galesa caracterizada por sentimientos de inconformidad, así como de un profundo interés por el movimiento operario lo acompañará prácticamente toda su vida. Comienza sus estudios en la gramática Galesa en Abergavenny, continuándolos en el Trinity College, Cambridge. Al comenzar la Segunda Guerra Mundial tiene que abandonarlos y se alista en el Ejército Británico donde lo nombran Capitán Antitanques.<BR>La obra de Williams, es de gran importancia en la revisión de la idea de cultura desde el punto de vista del marxismo (materialismo cultural).<BR>Él entendió la literatura y formas culturales relacionadas, no como el resultado de una aventura estética aislada, sino como la manifestación de un proceso profundamente social que implica una serie de relaciones complejas entre la ideología autoral, el proceso institucional, y la concepción estética. Iniciándose en el contexto de la academia literaria británica. Quizás sus ideas se resumen lo mejor posible en Cultura y Sociedad 1780-1950, de 1958, mostrando un panorama crítico de la tradición literaria del Romanticismo hasta Orwell, afirmado en los términos dominantes como "industria", "democracia", "clase", "arte" y "cultura".<BR>Por lo tanto, el proceso cultural no debe ser asumido como si fuera simplemente adaptativo, extensivo e incorporativo. Las auténticas rupturas dentro y más allá de él, dentro de condiciones sociales específicas que pueden variar desde una situación de extremo aislamiento hasta trastornos prerrevolucionarios y una verdadera actividad revolucionaria, se han dado con mucha frecuencia. Y estamos en mejores condiciones de comprenderlo, en un reconocimiento más general de los límites y las presiones insistentes que caracterizan a lo hegemónico, si desarrollamos modos de análisis que, en lugar de reducir las obras a productos terminados y las actividades a posiciones fijas, sean capaces de comprender, de buena fe, la apertura finita pero significativa de muchas contribuciones e iniciativas. La apertura finita aunque significativa de muchas obras de arte, como formas significativas que se hacen posibles pero que requieren asimismo respuestas significativas persistentes y variables, resulta entonces particularmente relevante.?( Cultura y Sociedad)<BR>Este sentido ideológico de la etimología cultural se convirtió en la base de sus palabras claves en el diccionario de bolsillo: Un vocabulario de la cultura y de la sociedad .<BR>Sus orígenes de clase así como sus experiencias en la pos-guerra enseñando adultos y el pasaje de la gramática galesa a la inglesa, influenciaron sus reflexiones sobre el cine en la realización de libros como: Preface to Film, Drama from Ibsen to Eliot, Drama in Performance, Modern Tragedy and Drama from Ibsen to Brecht. Su percepción de las relaciones entre películas y drama queda evidente en su ensayo de 1977 sobre la política del realismo en Loach?s TV film The Big Flame y en la histórica introducción del Curran?s and Porter?s British Cinema History (1983).<BR>Se interesó por las relaciones entre ideología y cultura y por el desarrollo de perspectivas socialistas en las artes comunicacionales escribiendo : The Long Revolution, May Day Manifesto 1968, The English Novel from Dickens to Lawrence, The Country and the City, Marxism and Literature, Problems in Materialism and Culture, Culture, Writing in Society, Towards 2000, Resources of Hope, The Politics of Modernism, and Politics, Education, Letters. Politics and Letters: Interviews with ?New Left Review? incorporan un proceso retrospectivo sumamente útil.<BR>