Usted está aquí

Imagen de cubierta: 1-2-3-4

1-2-3-4
UN DOS TRES CUÁ!!!

ISBN: 
978-987-3789-52-6
Editorial: 
Coleccion del libro: 
Dimensiones:
115x175
Fecha edición:01/01/2019
Materia: 
descripcion alternativa Versión para impresión
Libro de la Distribuidora Traficantes de Sueños

Este libro tiene disponibilidad inmediata.

Preventa. Este libro se puede adquirir pero no se enviará hasta que el libro se edite y llegue a nuestros almacenes.

10,80€

Bueno, y tal como les iba diciendo, el caso es que cuando adjunté estos cuatro archivos y los envié a los compas de Ercilla ediciones, no tenía un título en mente. Ni siquiera sabía si iban a usarlos todos o sólo algunos, cuestión que dejé entregada totalmente al criterio de los editores. Pero de repente me puse a pensar que eran exactamente 4 textos, y que en el segundo de ellos se concluye en medio de una gran euforia con la consigna sex pistoliana/thefallista: REPEAT AFTER ME: FREE JAZZ PUNK ROCK!!! FREE ROCK JAZZ PUNK!!! NO FUTURE!!! PROLE ART THREAT!!! 1!!! 2!!! 3!!! 4!!! ...entonces, se me ocurrió que tal vez "1-2-3-4", tal vez ése sería un buen título, que homenajearía de paso a lo que tal vez fue el más famoso grito de batalla del punk rock ("One-two-three-four!"), eso que en español chileno por lo general traducimos a: "Un-dos-tres-cuá!", que fue lo que primero hizo que me fijara en el punk rock, escuchando el "It´s Alive" de los Ramones en una cinta copiada sin saber qué banda era, y que además expresa muy bien tanto la inmediatez de nuestras formas de expresión como la tendencia casi inercial a aprisionarlas en el formato 4/4 (La dialéctica del punk rock como forma musical bien podría consistir precisamente en la lucha a favor y en contra de ese 4/4, en acercarse a él y alejarse hacia una liberación rítmica y sonora). Desde los Ramones y hasta ahora, 1,2,3,4 es ni más ni menos que el llamado-a-tomar-las armas que infinidad de jóvenes y no tan jóvenes punk rockers han lanzado al aire cuando se disponen a sembrar el caos, generando el estruendo al que se refería Rosa Luxemburgo en sintonía con las mismísimas trompetas del Apocalipsis.

Recomendaciones