Usted está aquí

Imagen de cubierta: CONVERTIRÉ A LOS NIÑOS EN ASESINOS

CONVERTIRÉ A LOS NIÑOS EN ASESINOS

SANROMÁN PEÑA, DIEGO LUIS

ISBN: 
978-84-15271-85-7
Editorial: 
Coleccion del libro: 
Idioma: 
Castellano
Número de páginas: 
200
Dimensiones:
130x195
Fecha edición:01/11/2013
descripcion alternativa Versión para impresión
Libro de la Distribuidora Traficantes de Sueños

× Este libro se puede adquirir pero el plazo de entrega será un poco más largo de lo habitual. Disculpen las molestias.

Preventa. Este libro se puede adquirir pero no se enviará hasta que el libro se edite y llegue a nuestros almacenes.

12,00€
En noviembre de 1975, David Richard Berkowitz se encerró en su pequeño piso de Yonkers. Cubrió las ventanas con sábanas e inició una extraña vida ascética. Enseguida empezó a escribir mensajes en las paredes, dictados por los que él creía demonios: «En este agujero vive el Rey Malvado» o «Convertiré a los niños en asesinos», entre otros. Tras dos meses de reclusión, emergió transformado en el Hijo de Sam, uno de los asesinos en serie más ilustres de los últimos tiempos. En cierto modo, el escritor también actúa siguiendo las órdenes de sus particulares demonios; por fortuna, los productos de su arte gozan de una mayor aceptación social que los del asesino. ¿O tal vez no?

Convertiré a los niños en asesinos recoge un puñado de relatos que coquetean con ciertos géneros que hace mucho tiempo dejaron de ser considerados menores: el género negro, el fantástico, el terror? El lector encontrará en ellos asesinos y víctimas, figuras a veces indiscernibles de las del propio narrador.

Recomendaciones

SANROMÁN PEÑA, DIEGO LUIS

Doctor y licenciado en filosofía y en ciencias políticas. Ha publicado ensayos, traducciones y obras de ficción. Entre los primeros se encuentran La Nueva derecha. Cuarenta años de agitación metapolítica (CIS, 2008) o sus aportaciones al Diccionario crítico de ciencias sociales (Plaza y Valdés, 2009). Entre las segundas, la obra de autores tan dispares como Maurice Blanchot, Lewis Mumford, Albert Cossery, Francis Picabia o Gianfranco Sanguinetti.

No hay comentarios
Añadir nuevo comentario