EL PESCADOR QUE QUERIA IR AL PAÍS DE LOS BLANCOS

Imagen de cubierta: EL PESCADOR QUE QUERIA IR AL PAÍS DE LOS BLANCOS
Price: 14,50€
Este libro se puede adquirir pero el plazo de entrega será un poco más largo de lo habitual. Disculpen las molestias.
Editorial: 
Coleccion del libro: 
Idioma: 
Castellano
Número de páginas: 
144
Dimensiones: 200 cm × 155 cm × 0 cm
Fecha de publicación: 
2014
ISBN: 
978-84-92979-59-2

Una conversación con Patrick es una auténtica lección de vida, de aquellas que difícilmente podemos ofrecer en la acomodada sociedad europea. En su tono de voz, en su mirada, este hombre, que se define con modestia como «un pescador», tiene la serenidad del mar y la profundidad del que ha aprendido de los naufragios, de muchos naufragios, a veces en el mar y, a veces, en tierra firme. Como si fuese el Roy Batty de Blade Runner, Patrick ha visto cosas que vosotros no creeríais y las explica con naturalidad, sin superioridad. No juzga a los que se embarcan en las piraguas, ni a los que lo hacen ni a los que regresan sólo para mostrar sus «riquezas », ni a los que se olvidan de la familia cuando toca compartir, ni a los que menosprecian a los clandestinos? No juzga, porque tiene muy claro que «cada uno tiene que hacer su elección». Patrick sólo explica lo que ha visto y lo que conoce, porque a pesar de ser todavía un joven se comporta como un sabio que no da lecciones. Sólo habla para que cada uno aprenda lo que considere oportuno. Es imposible no estremecerse cuando Patrick dice que está orgulloso de haber sido clandestino y es imposible que su naturalidad y su fuerza no te atrapen y te lleven a pedirle que continúe contando, que continúe hablando. Enseguida, como te ocurriría con un sabio, sólo quieres que te explique todo lo que sabe.

AUTOR/A

EJOSA LAMBAL, PATRICK

Patrick Ejosa Lambal tiene treinta y cinco años, es oriundo de Oussouye, en la región de la Casamance, al sur de Senegal. Ha hecho tres viajes como clandestino para llegar a las Islas Canarias. Uno de ellos no consiguió su objetivo, pero en los otros dos llegó a pisar la tierra, aunque finalmente fue deportado. Él, con toda naturalidad, se define como pescador y, con toda dignidad, como clandestino.