Usted está aquí

Imagen de cubierta: EL PISITO

EL PISITO
NOVELA DE AMOR E INQUILINATO

AZCONA FERNÁNDEZ, RAFAEL

ISBN: 
978-84-376-2254-5
Editorial: 
Coleccion del libro: 
Idioma: 
Castellano
Número de páginas: 
224
Dimensiones:
110x180
Fecha edición:01/09/2005
descripcion alternativa Versión para impresión
Descatalogado
11,15€
La historia de la literatura no suele ser benévola con quienes se apartan del canon y, además, no pretenden crear otra alternativa. Es el caso de Rafael Azcona (Logroño, 1926) y de las dificultades para encajar su narrativa en las corrientes que la historiografía ha establecido en el marco de la España de los años cincuenta. Realismo social, realismo crítico, neorrealismo son epígrafes hasta cierto punto pertinentes para abordar su producción que se sitúa, además, en el campo del humor. Si a estas peculiaridades le añadimos la conversión del autor en guionista, contamos con circunstancias adecuadas para que su nombre haya sido ignorado por la crítica académica. Sin embargo, Rafael Azcona ha escrito siempre a partir de su observación de la realidad, de la más concreta e inmediata como otros autores de su generación. Escéptico e individualista, que no aislado, su realismo es también fruto de una tradición que conoce como lector empedernido y autodidacta. «El pisito», contextualizada en unas coordenadas precisas e inconfundibles, es una novela que queda abierta, como lo hacen los clásicos, a una interpretación que nos conmociona hoy como ayer: la desoladora historia de amor de Rodolfo y Petrita, cuyas vidas están hipotecadas por culpa de un " pisito " .

Recomendaciones

AZCONA FERNÁNDEZ, RAFAEL

Rafael Azcona (Logroño, 1926-Madrid, 2008) abandonó su ciudad natal a los veinticuatro años para instalarse en Madrid, donde colaboró con textos y dibujos en varios diarios y revistas, principalmente en La Codorniz. En los años cincuenta escribió media docena de libros que aparecieron en colecciones de humor, y su personaje de «El repelente niño Vicente» fue muy popular en aquella época. Al cine aterrizó, según decía, «por azar», y llegó a ser uno de los mejores guionistas cinematográficos europeos y un hombre esencial en el cine español.

No hay comentarios
Añadir nuevo comentario