HUYE, HOMBRE, HUYE

DIARIO DE UN PRESO FIES
Imagen de cubierta: HUYE, HOMBRE, HUYE
Price: 10,00€
Este libro tiene disponibilidad inmediata
Libro de la Distribuidora Traficantes de Sueños
Coleccion del libro: 
Idioma: 
Castellano
Número de páginas: 
288
Dimensiones: 190 cm × 140 cm × 0 cm
Fecha de publicación: 
2018
Materia: 
ISBN: 
978-84-617-9808-7

Este libro es una denuncia despiadada, una crónica estremecedora de una lucha donde la supervivencia misma, unida a la rebelión diaria, sólo puede ser comprendida al sumergirte en las líneas de este diario, el cual las personas presas que lo han leído se identifican plenamente con lo que nos narra Xosé. Hemos observado detenidamente más que la mirada, la expresión de los ojos de personas que han estado encarceladas y le conocieron. Como les brillan al ver este libro. Lo han leído y mantuvieron contacto con él dentro del presidio, y eso nunca lo olvidan. Jamás olvidarán como uno de sus hermanos plasmó con toda la crudeza el odio que la institución carcelaria inflige a lxs condenadxs, y por lo cual acabaron con su vida de una manera cobarde, repugnante y miserable. Esa mirada, en un primer instante tierna e inocente como la de un niño al recordarle con cariño, se torna despectiva y rabiosa al saber que ya no está entre nosotrxs. Como agarran el libro como si fuera una reliquia que les devuelve al pasado y te dicen: ?Yo le conocí, estuvimos juntos en Daroca??, esas vibraciones que se desprenden en esos míseros segundos, te confirman sin ninguna duda lo mucho que este libro significó y significa para muchas personas. Tanto dentro como fuera de los muros de las prisiones.

Aquí se puede leer con pelos y señales, la hipocresía de la rehabilitación carcelaria, la tortura a las personas presas que no se dejan doblegar, la complicidad de la casi totalidad de políticxs, abogadxs, juezxs, psicólogxs y médicxs de manera cristalina; y de la mayoría de la sociedad de manera inconsciente pero a la vez igual de culpables, del encierro de personas rebeldes, pobres y de lxs que molestan y ?afean? las calles de los pueblos y de las ciudades, para encerrarlxs en los zulos del estado. Lo que aquí se nos describe no es una historia cualquiera de una época cualquiera, es una realidad palpable que continua a día de hoy: las cárceles siguen vomitando cadáveres todos los meses, en ese gran vertedero de seres humanos con el que, por medio del miedo, mantienen sumisas a las masas.

Gracias Xosé por este libro que tanto nos ha enseñado a tantas personas, por mostrarnos con claridad lo que sucede dentro de esos asquerosos e inmundos lugares, por la positividad, energía, resistencia, fuerza de voluntad, justicia, libertad, lucha, rebeldía, sinceridad, amistad, lealtad, solidaridad, amor? que desprendes en estas líneas.

Traducido a cinco idiomas y traspasado decenas de fronteras, allá donde ha llegado, ha despertado unas ansias arrolladoras de luchar contra la barbarie carcelaria en las personas que no sabían nada al respecto de como funcionaba esta institución funeraria, desde las mismas profundidades del más denigrante aislamiento, los módulos F.I.E.S.: la cárcel dentro de la cárcel, el infierno dentro del infierno; y para las que ya lo sabían, es una inyección de esperanza y vitalidad deslumbrante para que la lucha no muera, porque vivir luchando, es la mejor forma de vivir.

AUTOR/A

TARRÍO GONZÁLEZ, XOSÉ

Xosé Tarrío González (1968, La Coruña - 2 de enero de 2005, La Coruña) fue un activista político -anarquista, libertario y anticarcelario- y escritor, famoso por su libro "Huye, hombre, huye. Diario de un preso FIES" publicado en 1997 por Editorial Virus.<BR><BR>Xosé Tarrío (apodado como Che) nació en el seno de una familia muy humilde del conflictivo barrio de Kananga (La Coruña). Debido a problemas familiares ocasionados por el alcoholismo de su padre y por la incapacidad económica de su madre Pastora, a pesar de sus ingentes esfuerzos, para mantener una familia en la que Xosé era el pequeño de 5 hermanos. Pasó su infancia y adolescencia entre internados y reformatorios de los que se escapaba con frecuencia. En 1987, entró en prisión para cumplir una pena de 2 años, 4 meses y un día, por un pequeño robo que realizó para mantener su adicción a las drogas, y no la abandonó hasta que le llegó la hora de su muerte. Esos dos años y medio se convirtieron en 71 años de penas firmes y más de un centenar de años solicitados además de pasar a ser catalogado como preso FIES (Fichero de Internos de Especial Seguimiento).<BR><BR>En su libro, Tarrío muestra a la sociedad la realidad del panorama carcelario español, y por extensión del submundo de la prisión en el mundo, desde el punto de vista de los presos más desfavorecidos, aquellos que no ceden ante las presiones de los carceleros y por ello viven aislados del resto de la población presa. "Huye, hombre, huye" es un alegato contra el sistema penal y carcelario desde el punto de vista personal de quién ha sufrido los abusos y vejaciones consentidas por la sociedad que se dan en el ámbito carcelario. También se reflejan en él las ansias de libertad de los presos embrutecidos por el desarraigo familiar -consecuencia de la política de dispersión de presos instaurada por Antoni Asunción y que condena a las familias de los presos a cumplir pena al no poder visitar por lejanía a sus hijos, hermanos o padres-, las condiciones inhumanas de los presos enfermos -especialmente aquellos con trastornos incurables como el SIDA- y la esperanza de un mundo mejor al otro lado de los barrotes ahogada en un mar de maltratos, abusos y tropelías por parte de los funcionarios de prisiones.<BR><BR>Xosé Tarrío protagonizó múltiples fugas y motines -algunos con éxito y otros sin él- a lo largo de su periplo por la mayoría de cárceles de la geografía española donde hizo amistades duraderas -por ejemplo, Juan José Garfia, denominado por un tiempo Enemigo Público Número 1 en España y autor del libro "Adiós prisión"-, se encontró con la violencia, el narcotráfico y el embrutecimiento que se respiraban en el entorno de la prisión y desarrolló sus conocimientos mediante la lectura en los largos días de aislamiento que desembocaron en la publicación de su libro autobiográfico pero que refleja la realidad de muchas personas encarceladas.<BR><BR>Xosé Tarrío cumplió 17 años de prisión, de los cuales 12 fueron en aislamiento, sin tener un sólo permiso o tercer grado debido a sus ideas, a su claro compromiso con la dignidad de las personas y a su conciencia de no ceder ante el chantaje emocional y físico que sufrió en la cárcel.Finalmente, salió de prisión año y medio más tarde de lo que debería -ya que no se le fusionaron sus penas en una sola- y sólo lo hizo después de sufrir un infarto cerebral diagnosticado erróneamente como gripe por los médicos de la prisión. Pasó un calvario hospitalario, pasando por estado de coma, hasta su muerte en los primeros días de 2005.<BR><BR>Wikipedia

Imagen de cubierta: HUYE, HOMBRE, HUYE
12,00€
Imagen de cubierta: HUYE, HOMBRE, HUYE
10,00€
Imagen de cubierta: QUE LA LUCHA NO MUERA
12,00€