Usted está aquí

Imagen de cubierta: MEMORIAS DE UN FUSILADO ANARCOSINDICALISTA

MEMORIAS DE UN FUSILADO ANARCOSINDICALISTA
APUNTES INCOMPLETOS DE LA VIDA DE MANUEL LOZANO GUILLÉN ESCRITOS EN LA CÁRCEL DE

LOZANO GUILLÉN, MANUEL

ISBN: 
978-84-615-3085-4
Coleccion del libro: 
Idioma: 
Castellano
Número de páginas: 
184
Dimensiones:
145x210
Fecha edición:01/09/2011
Materia: 
descripcion alternativa Versión para impresión
Libro de la Distribuidora Traficantes de Sueños

Este libro tiene disponibilidad inmediata.

Preventa. Este libro se puede adquirir pero no se enviará hasta que el libro se edite y llegue a nuestros almacenes.

8,00€
Apuntes incompletos de la vida de Manuel Lozano Guillén escritos en la cárcel de las Capuchinas, Barbastro 1941

Edición a cargo de Germán Ferrer Marzola

Belver de Cinca (Huesca), 1904 / Zaragoza, 24-4-1945 (según otros, el 1 de mayo) fusilado. De familia campesina humilde, emigró muy joven a Cataluña y allí trabajó en distintos oficios, sobre todo de peón, y militó en CNT, lo que le acarreó problemas con la policía y tuvo que marchar a Francia en los años de Primo de Rivera. En el sur galo destacó por su honestidad y responsabilidad en actividades anarquistas, hasta su retorno a España poco antes de la proclamación de la Segunda República. Se asentó en Belver de jornalero, cultivó el huerto familiar, y contactó con los militantes anarquistas de Albalate (Félix Carrasquer) a cuya imitación creó una agrupación cultural. Fue primer secretario de la CNT belverina y desarrolló ímproba labor al lado de Valero, Sierra y otros; también miembro de la importante comarcal del Cinca, cuyo comité encabezó en sustitución de Félix Carrasquer. Activo en los movimientos insurreccionales de 1932 y 1933, fue perseguido. Adquiere gran prestigio tras el levantamiento fascista de julio de 1936: al frente del Comité Revolucionario y colectividades de Belver, delegado por la comarcal de Cinca al Pleno Regional aragonés de agosto de 1936, y coordinador (con Alberola y Val) en la asamblea de Albalate de 22 del mismo mes. Algo más tarde se enrola en la Columna Roja y Negra (127 brigada), de la que fue comisario (julio de 1937) y en la que permaneció toda la guerra (en Aragón, Levante y Extremadura). Detenido en la trampa de Alicante (1939), se le encerró en Albatera, Orihuela y Barbastro. Condenado a veinte años, purgó prisión en Huesca (en 1940 la gente de Ponzán fracasó en un intento de liberarlo), Santoña y Madrid, fue de nuevo juzgado y condenado a muerte. En sus últimos momentos recibió proposiciones de los vencedores para que aceptara un cargo sindical en el verticalismo, que rechazó.

Recomendaciones