NO HAY TIERRA DONDE ENTERRARME

Imagen de cubierta: NO HAY TIERRA DONDE ENTERRARME
Price: 5,00€
Este libro tiene disponibilidad inmediata
Libro disponible en la Distribuidora Traficantes de Sueños
Editorial: 
Coleccion del libro: 
Número de páginas: 
84
Dimensiones: 170 cm × 100 cm × 0 cm
Fecha de publicación: 
2021
ISBN: 
978-84-949223-3-6

Al norte está el pueblo. Solía ser una ciudad. En las noches claras, que son las menos, se distingue a lo lejos lo que queda de las ruinas de la vieja catedral. Al sur, al este, al oeste, se extienden los páramos, kilómetros de lodo y brezo carcomido por la lluvia. La tierra se traga gente, animales, vehículos abandonados, y luego el barro los regurgita, como regalos no deseados. Raíces retorcidas, viejos electrodomésticos; cadáveres antiguos y modernos se alzan del fango, barcos hundidos en el fondo del mar.

María Bonete (una de las autoras de la antología de ficción climática Estío, publicada por Episkaia) realiza en "No hay tierra donde enterrarme", con la escritura de las hermanas Bronte¨ como brújula, una actualización de la novella gótica en un futuro de desastre ambiental, en lo que probablemente constituya la primera obra del gótico climático. En este paisaje recóndito en algún lugar del Reino Unido, la niebla oculta y destruye, poco a poco, la relación de las protagonistas con el mundo conocido. Quizá haya esperanza más allá del controlado confort de la cotidianidad, transformada también en un espacio de vigilancia y control, pero la única forma de adentrarse en la bruma y volver es hacerlo juntas.

AUTOR/A

BONETE ESCOTO, MARÍA

María Bonete Escoto (Elche, 1993) es graduada en Lenguas Modernas y sus Literaturas por la Universidad Complutense de Madrid, y tiene un máster en Estudios Literarios por la Vrije Universiteit de Amsterdam. Escribe ficcio´n, ensayo y artículos de tema´tica cultural, y en la actualidad se la puede leer en AnaitGames, Nivel Oculto y Todas Gamers. Ha participado en antologías como Estío (Episkaia, 2018) y es editora de la newsletter literaria La libretilla.