Usted está aquí

Imagen de cubierta: NOCHES AZULES

NOCHES AZULES

DIDION, JOAN

ISBN: 
978-84-397-2633-3
Editorial: 
Coleccion del libro: 
Idioma: 
Castellano
Número de páginas: 
160
Dimensiones:
140x239
Fecha edición:01/10/2012
descripcion alternativa Versión para impresión

× Este libro se puede adquirir pero el plazo de entrega será un poco más largo de lo habitual. Disculpen las molestias.

Preventa. Este libro se puede adquirir pero no se enviará hasta que el libro se edite y llegue a nuestros almacenes.

19,90€
«Durante las noches azules uno piensa que el día no se va a acabar nunca. A medida que las noches azules se acercan a su fin (y lo hacen, lo hacen siempre) uno experimenta un escalofrío literal, una visión de enfermedad, en el mismo momento de darse cuenta: la luz azul se está yendo, los días ya se están acortando, el veran o se ha ido. Este libro se titula"Noches azules"porque en la época en que lo empecé a escribir sorprendí a mi mente volviéndose cada vez más hacia la enfermedad, hacia la muerte de las promesas, el acortamiento de los días, lo inevitable del apagamiento, la muerte de la luz. Las noches azules son lo contrario de la muerte de la luz, pero al mismo tiempo son su premonición.»En su celebrado libro El año del pensamiento mágico, Joan Didion contemplaba cómo los rituales que formaban parte de su vida cotidiana cambiaban drásticamente con la súbita muerte de su marido en 2003. Dos años después su única hija, Quintana Roo, moría a los treinta y nueve años de edad. En su nueva obra, Noches azules, Joan Didion hilvana instantáneas literarias y recuerdos olvidados sobre la vida y la muerte de su hija. Noches azules versa de lo que queda tras la pérdida de un ser querido.
«Un clásico breve y sombrío.» Kirkusreviews.com
«Didion ha creado algo luminoso, a medio camino entre el autorreproche y el dolor.» Clare McHugh, The Wall Street Journal«Poco a poco se va haciendo claro tanto parael lector como para Didion que sus reminiscencias no son solo una elegía a Quintana, sino también un lamento por el paso del tiempo.» Michiko Kakutani, The New York Times

Recomendaciones