Usted está aquí

Imagen de cubierta: SOCIALISMO SIGLO XXI

SOCIALISMO SIGLO XXI
¿HAY VIDA DESPUES DEL NEOLIBERALISMO?

BORON, ATILIO A.

ISBN: 
978-987-24286-2-4
Editorial: 
Coleccion del libro: 
Idioma: 
Castellano
Número de páginas: 
144
Dimensiones:
140x210
Fecha edición:01/09/2008
Materia: 
descripcion alternativa Versión para impresión

× Este libro se puede adquirir pero el plazo de entrega será un poco más largo de lo habitual. Disculpen las molestias.

Preventa. Este libro se puede adquirir pero no se enviará hasta que el libro se edite y llegue a nuestros almacenes.

13,00€
Atilio Borón llama a la vida después del neoliberalismo

Jorge Ángel Hernández ? Santa Clara

El libro Socialismo siglo XXI ¿Hay vida después del neoliberalismo?, anuncia Atilio Borón en la primera oración introductoria, ?trata sobre las vicisitudes del capitalismo en América Latina?. Expuesta así, desde luego, la idea no es particularmente nueva, y acaso lleve a algunos a pensar que se trata de un libro más que anota inevitables listados de características y consecuencias por las cuales, como él apunta de inmediato, los países de nuestra región continúan sumidos en el subdesarrollo. Quien de momento se lleve por esta subjetiva predicción, y crea que no vale la pena llover sobre mojado, se perderá un ensayo interesante, preciso, valiente, antidogmático y, sobre todo, reacio a las recetas modelizadoras tanto en los planos que el autor rebate, como en el de su aguda exposición. La propia ?Introducción? [pp. 1-8] (los conocedores del trabajo de edición se asombrarán de que la numeración parta del 1, sin tener en cuenta las páginas de portadillas, datos del autor, copyright e índice) expone los lineamientos generales del primer capítulo: ?Duro de matar. El mito del desarrollo capitalista nacional en la nueva coyuntura política de América Latina? [pp. 9-35]. En concreto: ?el reverso del desarrollo del capitalismo en las metrópolis es el subdesarrollo en la periferia?. ?Las condiciones económicas, sociales, políticas, militares e internacionales que permitieron el tránsito del subdesarrollo al desarrollo por la vía capitalista a lo largo del siglo XX desaparecieron por completo?.

El segundo capítulo, ?¿Hay vida después del neoliberalismo?? [pp. 36-95], ?se concentra en el examen de las posibilidades abiertas por la necesidad de encontrar una ruta de escape a la plaga neoliberal que afecta a nuestra región?. Al explicarse la necesidad y la posibilidad de trabajar, aun bajo las depredadoras y autodestructivas condiciones del neoliberalismo, por implantar cambios importantes en la estructura económica y social de los países latinoamericanos, con el llamado a conseguir reformas de fondo, Borón se desmarca de una tendencia de socialistas utópico-fatalistas que no le ven remedio a la expansión imperialista. Antes de esta obra, con argumentos igualmente concretos, convincentes, se ha enfrentado a la tendencia del socialismo fatalista imperiofílico sustentado por autores como Hardt y Negri. (Borón, Atilio: Imperio e imperialismo. Una lectura crítica de un libro de Michael Hardt y Antonio Negri, Fondo Cultural del ALBA, 2006).

El Capítulo III, ?El socialismo del siglo XXI: notas para su discusión?, [pp. 96-143], queda sin preanunciar en la citada ?Introducción?, aunque el autor aclara que la composición del volumen responde a una línea de investigación acerca de la inviabilidad del capitalismo como modo de producción conducente al desarrollo latinoamericano que por años ha seguido, con lo cual el análisis crítico no se complace en sí mismo, sino que proyecta alternativas concretas. Esto también lo desmarca de otras nutridas tendencias de analistas que hallaron en ciertos tópicos cerrados de la posmodernidad terreno fértil.

Entonces, y descolgándonos por la reseña de las ideas que Atilio A. Borón propone en este libro, entendemos que la culpabilidad del capitalismo, tantas veces sometida a maniqueas diatribas por autores carentes de saber argumental, va unida a la descomposición y el debilitamiento de las burguesías nacionales. Los casos de Brasil, México y Argentina son críticamente analizados, no solo en función de esas en efecto descompuestas burguesías nacionales sino, además, en los factores económicos, sociales y políticos que impidieron el paso al desarrollo a pesar de que existieran prolongados períodos de crecimiento económico. El vapuleado tema del enfrentamiento entre el control nacional de las empresas o su privatización, es puntualmente analizado por Borón en ese primer capítulo. Este concluye con un acápite llamado ?Repensar el socialismo?, en el que considera la necesidad de ?demostrar que existen formas alternativas de control público de la economía distintas a las del pasado?. Así, en una programática que tendrá importante complemento en el capítulo tercero, defiende la construcción del socialismo en el siglo XXI, teniendo en cuenta que ?en el terreno económico, se trata de un socialismo superador de la anacrónica antinomia ?planificación centralizada o mercado incontrolado? y que, en cambio, abre espacio para la imaginación creadora de los pueblos en la búsqueda de nuevos dispositivos de control popular de los procesos económicos, dotados de la flexibilidad suficiente para responder con rapidez al torrente de innovaciones que día a día modifica la fisonomía del capitalismo contemporáneo. Un socialismo que potencie la descentralización y la autonomía de las empresas y unidades productivas y, al mismo tiempo, haga posible la efectiva coordinación de las grandes orientaciones de la política económica. Un socialismo que promueva diversas formas de propiedad social, desde empresas cooperativas hasta empresas estatales y asociaciones de estas con capitales privados, pasando por una amplia gama de formas intermedias en las que trabajadores, consumidores y técnicos estatales se combinen de diversa forma para engendrar nuevas relaciones de propiedad sujetas al control popular.? Y por demás, no confundir, como en la experiencia soviética, ?la propiedad pública con la propiedad estatal?. [p. 34]

En el segundo capítulo, Borón analiza las posibilidades y limitaciones del capitalismo que implantó un estado de bienestar alternativo al peligro revolucionario, aunque presentado por tantos analistas como una vía segura de reconciliación con el capitalismo. Fue, a mi entender, el tiempo ganado por el sistema de relaciones sociales, para arribar con ventaja al momento de imponer la alternativa cero, el sálvese el mejor depredador. Borón, sin embargo, no cede a la presión, a la trampa, y propone también medidas de recambio que no se hallan precisamente dentro de un proyecto socialista. Se trata de un paquete de reformas cuya virtud consiste en desmarcarse del reformismo, cuyo error fundamental consiste, nos advierte Borón, en confundir necesidad con virtud, para inyectar en la sociedad capitalista condiciones objetivas de transformación, es decir, un proyecto alternativo concreto. Este paquete de medidas detalladamente explicadas en el ensayo, se compone de:

a) Reconstruir el Estado

b) Anular la deuda externa

c) Establecer políticas que combatan la pobreza, y no a los pobres

d) Aplicar una reforma tributaria

e) Relanzar una política de inversiones públicas

f) Llevar a cabo una reforma agraria

g) Reconstruir los marcos regulatorios de los mercados

h) Impulsar una nueva estrategia de desarrollo

Y es en extremo importante, además, el señalamiento del autor acerca del cambio que la lucha de clases ha sufrido bajo

Recomendaciones

Aún no hay recomendaciones.

BORON, ATILIO A.

Sociólogo y Politólogo. Es director del PLED, Programa Latinoamericano de Educación a Distancia; titular de las Cátedras de Teoría y Filosofía Política I y II en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires; y coordinador de la Cátedra de Pensamiento Marxista y Poder Popular del Centro de Estudios y Formación Marxista Héctor P. Agosti. Obtuvo el Premio Internacional José Martí 2009 otorgado por la UNESCO y el Premio de ensayo Ezequiel Martínez Estrada, Casa de las Américas 2004, por Imperio & Imperialismo.

No hay comentarios
Añadir nuevo comentario