Usted está aquí

Imagen de cubierta: YO NO SOY LA SEÑORITA CHEVALIER

YO NO SOY LA SEÑORITA CHEVALIER
MEMORIAS DE UNA LOCA

ROUY, HERSILIE

ISBN: 
978-84-323-1780-4
Editorial: 
Coleccion del libro: 
Idioma: 
Castellano
Número de páginas: 
400
Dimensiones:
140x220
Fecha edición:01/09/2015
Materia: 
descripcion alternativa Versión para impresión

Este libro tiene disponibilidad inmediata.

Preventa. Este libro se puede adquirir pero no se enviará hasta que el libro se edite y llegue a nuestros almacenes.

24,50€
«Yo no soy la señorita Chevalier» respondía cada vez que no se dirigían a ella por su nombre. Tras alcanzar cierta fama como artista y profesora de música, Hersilie Rouy fue raptada por las fuerzas del Estado francés y encerrada en distintos manicomios durante casi tres lustros. Su identidad fue borrada, le sustrajeron sus papeles, a sus seres más cercanos se les comunicó su defunción y se le asignó la identidad de Joséphine Chevalier.

Sus memorias, escritas entre 1870 y 1880, demuestran la injusticia de su encierro y la arbitrariedad de los comportamientos de la administración. Desprovista de su identidad, Hersilie pedía que se comprobase su ascendencia, que se contrastara con sus actas que era hija de Charles Rouy, pero todo lo que ella pudiera argumentar o decir para los médicos resultaba ser signo indudable de su locura, una «locura razonante».

Ante el encierro, no tenía salvación. Si Hersilie fue un caso paradigmático de una locura que se esconde y que nunca se puede saber si es locura, ¿cómo podía refutar el diagnóstico de un psiquiatra? ¿Quién denunció a Hersilie y con qué finalidad?

Recomendaciones

Introducción de la traductora<BR><BR>Prefacio<BR><BR>Prólogo<BR><BR>I. Resumen de mi vida<BR><BR>II. Lo que precedió a mi rapto<BR><BR>III. Mi secuestro y mi entrada en Charenton<BR><BR>IV. Lo que impulsó al doctor Pelletan a actuar<BR><BR>V. Charenton: internamiento, registro, traslado<BR><BR>VI. De Charenton a la Salpêtrière. La prefectura de policía<BR><BR>VII. La Salpêtrière. Primera puesta en libertad. Mi detención<BR><BR>VIII. Mi reingreso en la Salpêtrière. Primer traslado a provincias. El manicomio de Fains<BR><BR>IX. Segundo traslado a provincias. Manicomio de Maréville<BR><BR>X. Manicomio de Auxerre<BR><BR>XI. El hotel Saint-Michel. La Prefectura de policía<BR><BR>XII. Manicomio de Orleans. Primera parte<BR><BR>XIII. Manicomio de Orleans. Segunda parte. El pensionado<BR><BR>XIV. Manicomio de Orleans. Tercera parte. La llegada de mis papeles<BR><BR>XV. París. La investigación Rabut-Constans. Rechazo de asistencia judicial<BR><BR>XVI. Petición a las Cámaras. Declaración de guerra. Regreso a Orleans<BR><BR>XVII. Petición a la Asamblea nacional<BR><BR>XVIII. Mi petición. El señor Tailhand, primer ponente<BR><BR>XIX. Mi petición. El señor vizconde d?Aboville, segundo ponente<BR><BR>XX. Una ojeada retrospectiva<BR><BR>XXI. Conclusión (sic.)<BR><BR>XXII. Consecuencias de una reparación amistosa<BR><BR>Documentos acreditativos<BR><BR>Extractos de la correspondencia de la señorita Hersilie Rouy<BR><BR>Post scriptum<BR><BR>Índice onomástico

No hay comentarios
Añadir nuevo comentario