Inicio > Poca agua de bidé: recomendaciones libreras para el verano 2017

"Una estadística que nos haría temblar, sin que con ello nos diera una idea precisa de la mentalidad de la época, sería la de las novelas francesas publicadas desde hace veinte años y que traten del amor entre la gente de mundo; que nos diese el número de marquesas, vizcondes, burgueses y rufianes; que redujese a cifras los líos sentimentales de antes de la guerra y las perversiones de después; que calculase la cantidad de agua de bidet que contiene esta literatura, en metros cúbicos, con fuerza de corriente, etc."

Nos guiamos por el simpar Víctor Serge y su insuperable canon: la cantidad de agua de bidé de la literatura. Nos merecemos de todo menos de eso. Si vamos a atravesar el verano, otro verano más, acompañémosnos de textos que nos traigan agua rica, corriente, de deshielo, salobre o dulce, pero no agua de bidé. He ahí lo que pretendemos con esta selección.

Así que comenzamos este paseo por el libro del propio Serge que acaba de editar Traficantes de sueños, El año I de la revolución rusa. Porque ¿quién ha dicho que el verano no es momento para libros de cuatrocientas páginas? En éste, un relato día a día de aquel momento, donde se puede sentir la inquietud y la efervescencia de una revolución que cumple cien años en este 2017.

Pero, si la temporada pide fantasía, ficción inaudita y novelones en los que dejarse remojar, tenemos una selección de narrativa para todos los gustos. Impedimenta nos puso en las manos El hombre que hablaba serpiente del autor estonio Andrus Kivirahj: osos, piojos y serpientes trafican afectos con humanos en una enredada fábula que puede emparentarse con los mundos de Miyazaki. Con arrobo hemos rescatado al norteamericano David Ray Pollock, del que se ha editado recientemente El banquete celestial, y de quien queremos recomendar su colección de relatos Knockemstiff, historias en torno a un pueblo al modo “western” con gran dosis de salvajada. 

Hemos estado en Sudáfrica con Nubes de lluvia, montón de agua fresca: la historia autobiográfica de Bessie Head acerca de salir del hogar y encontrarse con extraños que rompen esquemas. Y hemos reencontrado la República Democrática Alemana de mano de Maxie Wander con Buenos días, guapa, que documenta la vida de las mujeres del socialismo hablando en primera persona de sus distintas formas de experimentarlo. Nos hemos fascinado con la prosa vital y recargada de Joy Williams en El hijo cambiado, una aventura de mujeres inestables, niños extraños e islas pobladas por una curiosa secta familiar. Y hemos sufrido la soledad y el aislamiento de los personajes que componen Canción dulce, la novela de Leila Slimani acerca de lo que ganas y lo que pierdes cuando cuidas o dejas de cuidar.

También hemos vibrado con la investigación en primera persona acerca de la maternidad postergada (y reclamada) de Silvia Nanclares, Quien quiere ser madre, texto que tiene de pérdida tanto como de celebración. Hemos disfrutado como delfines en libertad de un texto que habla del deseo y del abandono como pocas cosas que hayamos leído últimamente, la novela de Isabel González Mil mamíferos ciegos. Y por fin pudimos volver a leer -como tantos, y sin tele- la distopía sobre la expropiación del cuerpo de las mujeres que se contiene en El cuento de la criada (¡queremos tanto a Atwood!).

¿Que por qué amamos a Thoreau? Porque en el bicentenario de su nacimiento, todo lo que se puede encontrar en la mesa de novedades de este autor imprescindible es chapuzón en agua de montaña. Todo lo bueno es libre y salvaje, una antología que recoge pensamientos sobre muchos de los temas que le interesaron (y que a nosotros nos suena a catarata): todo lo importante para la reproducción de la vida. Una casa en Walden, por su lado, es un ensayo narrativo de Antonio Casado da Rocha en torno al pensamiento más difundido del pensador estadounidense, su Walden.

Pero todo un año sorteando las aguas putrefactas de la ciudad turistificada no podía acabar mejor que con la edición de El ejército de los sonámbulos, el nuevo Wu Ming (Alerta, spoiler: ¡Guillotina, guillotina, guillotina!).

Tenemos, para los que no cejan, otro tipo de aguas agitadas en forma de ensayo. Recientemente editado por Traficantes de sueños, El feminismo es para todo el mundo de bel hooks es un repaso muy bien situado (y breve) a la articulación de los discursos y luchas feministas y una apuesta por la interseccionalidad. Polilfonía amorosa ofrece una indagación en el concepto de amor a través de entrevistas, para componer una sinfonía de la que se erradique la violencia. Para los degustadores de aguas críticas, podemos recomendar dos libros relacionados: Contrapsicología, que analiza la “psicologización” y despolitización de nuestro mundo, para abrir alternativas; Salubrismo o barbarie, por su lado, propone una mirada amplia a los muchos factores que inciden en nuestro bienestar o en nuestros males, para tomar conciencia. Jokin Azpiazu nos ofreció hace unos meses Masculinidades y feminismo, un recorrido en torno a la relación no siempre bien avenida, entre los estudios de la masculinidad y las luchas feministas. En la línea de pensar la política y el activismo en clave feminista y la posibilidad de los cuidados políticos, leímos Trincheras permanentes. Culpables por la literatura, de Germán Labrador, por su parte, es una oportunidad para volver a mirar a los años de la transición reconociendo su papel en los grandes cambios culturales de entonces. Para terminar con un toque de agua de lluvia sin contaminar, Rebeldías en común quiere actualizar la teoría de los comunes en experiencias reales y concretas que suceden alrededor.

Ya para terminar, hay otras aguas, coloreadas y agradables a la vista: en el espacio del cómic podemos recomendar la biografía de Rosa Luxemburgo, La rosa roja, así como La virgen roja, de Bryan Talbot y Mary Talbot, autores de otro exitoso cómic Sally Heathcote, Sufragista. Cuánta tierra necesita un hombre es la adaptación del célebre relato de Tolstoi, lograda con humor y hondura. Tenemos mucho amor por Miguel Brieva, y celebramos su nuevo libro, La gran aventura humana, en el que el dibujante se supera con historias aún más ácidas y de composición exquisita. En clave de humor feminista, y con una selección estupenda de biografías de personajes históricos, nos gustó mucho el cómic Valerosas 1. Casi para terminar, este viaje por Turquía, Irak y Siria hasta el corazón del Kurdistán, acompañando a Zerocalcare, Kobane Calling.

Y, si en esta variedad de fluidos sin clorificar y de aguas ricas de beber, no has encontrado lo que buscabas, estaremos a tu disposición en la librería todos los días hasta el 27 de julio (incluido).

Horario de de verano

Martes a sábado, de 10:30 a 14:30 h. y de 18:00 a 21:00 h. Lunes sólo tarde. Domingo sólo mañana. Cerramos por vacaciones desde el 28 de julio hasta el 4 de septiembre.

Pedidos

Si deseas realizar cualquier pedido, podremos atenderlos sólo si lo recogemos antes del 17 de julio. La venta online estará abierta hasta el 20 de julio. Recordamos que la librería cierra el 28 de julio y volvemos el 4 de septiembre.