Usted está aquí

Codigo_geslib_todo: 
64077_1

ÍNDICE<BR>PRÓLOGO 17<BR>EXCUSATIO 25<BR>I. UNA REGIÓN DESARTICULADA<BR>I.1. Extremadura, dos 35<BR>I.2. Un germen de identidad. Las encuestas del CIS 37<BR>I.3. La Transición ?en provincias?. Del silencio a la inquietud 47<BR>II. LA ARTICULACIÓN POLÍTICA. EL DESPERTAR DE LOS PARTIDOS Y LAS ELECCIONES DE JUNIO DE 1977<BR>II.1. El regionalismo y AREX 53<BR>II.1.1. AREX se queda con la etiqueta 53<BR>II.1.2. AREX y la tercera provincia 76<BR>II.1.3. La política de pactos. El énfasis en la independencia 78<BR>II.1.4. La indefinición ideológica 88<BR>II.1.5. La política de pactos. La modulación de la independencia 99<BR>II.1.6. Un ?muchacho provinciano de clase media? en Madrid 103<BR>II.1.7. La indefinición en un clima ya preelectoral 141<BR>II.1.8. Las listas electorales 150<BR>II.1.9. Una fecha clave. La reunión con Suárez y sus consecuencias 153<BR>II.1.10. Balance de pérdidas y ganancias 159<BR>II.2. El protocentrismo y la Unión de Centro Democrático 167<BR>II.2.1. El fluido magma centrista 167<BR>II.2.1.1. De las teselas al mosaico 168<BR>II.2.1.1.1. El Partido Demócrata Extremeño PDE 168<BR>II.2.1.1.2. El Partido Demócrata Popular PDP 172<BR>II.2.1.1.3. La Unión Democrática Española UDE 173<BR>II.2.1.1.4. El Partido Popular de Extremadura PPE 177<BR>II.2.1.2. La enzima electoral precipita la cristalización 182<BR>II.2.1.3. La temprana madurez del PPE y el PDE 187<BR>II.2.2. Las listas electorales centristas 196<BR>II.2.2.1. El premioso mecano del Centro Democrático extremeño 196<BR>II.2.2.2. El ?ciclón Suárez? 201<BR>II.2.2.3. El caso Cienfuegos 207<BR>II.2.2.4. Ensayo de cohabitación en plena campaña 210<BR>II.2.3. La ?aldea gala? o los democristianos huérfanos 213<BR>II.3. Los conservadores franquistas de Alianza Popular 215<BR>II.3.1. La conexión con el pasado y las abultadas expectativas iniciales 215<BR>II.3.2. Las listas electorales 225<BR>II.4. Las ínfimas y multicolores ?falanges? 228<BR>II.5. Los monárquicos ?no alineados? 234<BR>II.6. La izquierda socialista y el PSOE 235<BR>II.6.1. Un despertar precavido 235<BR>II.6.2. La difícil convergencia de las fuerzas de izquierda 255<BR>II.6.3. Las listas electorales 258<BR>II.7. La izquierda comunista y la constelación de extrema izquierda 267<BR>II.8. Los independientes 280<BR>II.9. Los resultados electorales y las reacciones 284<BR>II.10. La trabajosa ?coagulación? de UCD en Extremadura 296<BR>II.10.1. Preparando la disolución de AREX en UCD 296<BR>II.10.2. Las carteras ministeriales como enzima aceleradora 299<BR>II.10.3. La tesis de la ?venta? de AREX 308<BR>II.10.4. Funeral en la intimidad 313<BR>II.10.5. Alivio de luto 323<BR>II.10.6. El baile de las etiquetas espectrales 335<BR>II.10.7. Las debilidades organizativas de la UCD-coalición 340<BR>II.10.8. El nombre y la cosa 344<BR>II.10.9. La reunión de Alburquerque y la marejadilla orgánica 348<BR>II.10.10. La fallida reacción 357<BR>II.10.11. Coda. El ultimátum de Suárez y las reacciones en Extremadura 365<BR>II.11. El despliegue territorial y social de la izquierda 369<BR>II.11.1. El PSOE exhibe músculo 369<BR>II.11.2. Los restos del naufragio tiernista 377<BR>II.11.3. La izquierda extraparlamentaria 378<BR>II.12. La derecha perdedora 382<BR>II.13. Los huérfanos liberales y democristianos 383<BR>II.14. Las astillas del regionalismo 386<BR>III. LA ARQUITECTURA INSTITUCIONAL HÍBRIDA<BR>III.1. Las nuevas lógicas políticas e institucionales 389<BR>III.1.1. ?De la ley a la ley? 390<BR>III.1.1.1. De los procuradores terminales... 390<BR>III.1.1.2. ... a los parlamentarios debutantes 409<BR>III.1.2. ?Ámonos? al Gobierno Civil 416<BR>III.1.3. Los restos locales de la arquitectura franquista 427<BR>III.1.3.1. Munícipes en cuidados paliativos 427<BR>III.1.3.2. Badajoz. El portazo del alcalde y el enroque de la Diputación 444<BR>III.1.3.3. Cáceres. El ágil estratega y el dinosaurio desorientado 454<BR>III.1.4. Una Universidad con trastorno bipolar temprano 462<BR>III.1.4.1. ¿Y tú de quién eres? 462<BR>III.1.4.2. La salida de Civit y la guerra provincial abierta 491<BR>III.1.4.3. Chordi y los puntos de sutura 499<BR>III.1.4.4. La UNED y la ?Laboral? 502<BR>III.2. Primeros esbozos de la nueva institucionalidad regional 504<BR>III.2.1. De la lógica provincial a la regional. El ?espíritu del kilómetro 40? 504<BR>III.2.2. El ambiente intelectual sobre la autonomía regional 512<BR>III.2.3. El autogobierno desde la política 546<BR>III.2.4. La pulsión ?unanimista? y la presión sobre los parlamentarios 566<BR>III.2.5. Arranque en frío. Las primeras reuniones de los parlamentarios 581<BR>III.2.6. La iniciativa más ambiciosa del ?unanimismo?. La (mal llamada) ?Asamblea de Extremadura? 585<BR>III.2.7. Los roces con (y por) las diputaciones y las primeras disensiones internas 613<BR>III.2.8. La visita del ministro Clavero 626<BR>IV. LA GESTIÓN Y LAS POLÍTICAS PÚBLICAS<BR>IV.1. El subdesarrollo y el centralismo también como coartadas 633<BR>IV.2. Las tiritas. La Comisión Gestora encargada a Masa 641<BR>IV.3. La desigual lucha contra el ?paro obrero? 645<BR>IV.4. Las compensaciones del trasvase 653<BR>IV.5. La (inexistente) política industrial y las cajas de ahorro 659<BR>IV.5.1. La gran esperanza de SODIEX 671<BR>IV.5.1.1. Los alfiles domésticos de los padrinos madrileños 671<BR>IV.5.1.2. El corto periplo gerencial del juez Cienfuegos 677<BR>IV.5.1.3. La profesionalización de los gestores 684<BR>V. LAS RELACIONES SOCIALES E INSTITUCIONALES<BR>V.1. Portugal por encima del ?telón de corcho? 687<BR>V.1.1. Las acciones 687<BR>V.1.2. Las reflexiones 695<BR>V.2. Huelva, la prima del sur 701<BR>VI. LOS DESPACHOS Y LA CALLE<BR>VI.1. Los nuevos actores sociales 707<BR>VI.1.1. Los sindicatos 707<BR>VI.1.1.1. El panorama sindical nacional 707<BR>VI.1.1.2. Los nuevos protagonistas extremeños 712<BR>VI.1.2. Los empresarios 729<BR>VI.1.2.1. Los empresarios del campo y la Unión de Campesinos Extremeños 734<BR>VI.1.3. Otras iniciativas sociales 744<BR>VI.1.3.1. Los ecologistas pioneros 744<BR>VI.1.3.2. Los movimientos de mujeres 748<BR>VI.1.3.3. El mundo de la discapacidad 754<BR>VI.1.3.4. Los padres de alumnos 756<BR>VI.1.3.5. Los medios de comunicación 756<BR>VI.1.3.6. El movimiento vecinal 763<BR>VI.1.4. La Iglesia 765<BR>VI.2. La bandera 770<BR>VI.2.1. El reflejo de las pulsiones identitarias en Extremadura 770<BR>VI.2.2. La pelea por la bandera como coartada movilizadora 773<BR>VI.2.3. El ?descaste? cromático 776<BR>VI.2.4. El debatido origen de la bandera verde, blanca y negra 784<BR>VI.2.4.1. La ?hipótesis Anaitasuna? 784<BR>VI.2.4.2. El confuso protagonismo de Rodríguez Contreras y Galache 787<BR>VI.2.4.3. Los exégetas tempranos 797<BR>VI.2.5. La pasmosa adopción masiva de la propuesta tricolor 800<BR>VI.2.6. El papel de los emigrantes 805<BR>VI.2.7. Las campañas y el ?ablandamiento? del terreno social 810<BR>VI.2.8. El displicente aval de los parlamentarios 822<BR>VI.3. La huelga de la construcción 828<BR>VI.3.1. El marco sociopolítico 828<BR>VI.3.2. Extremadura. Las disensiones sindicales y el poder de las asambleas 832<BR>VI.3.3. El desarrollo del conflicto 841<BR>VI.3.4. El cansancio y el final de la huelga. Las represalias 846<BR>VI.3.5. La educación social en el conflicto 849<BR>VI.3.6. El reflejo del conflicto en Badajoz 850<BR>VI.4. La DITER 855<BR>VI.4.1. Una crisis de crecimiento 855<BR>VI.4.2. Un conflicto de ciudad, no solo de empresa 861<BR>VI.4.3. El acuerdo 865<BR>VI.5. Los conflictos del campo 869<BR>VI.5.1. El tabaco 874<BR>VI.5.1.1. El cultivo y el espejismo de la fábrica de cigarrillos 874<BR>VI.5.1.2. La accidentada campaña de 1977 y el agravamiento los problemas estructurales 880<BR>VI.5.2. Los conflictos de los jornaleros 886<BR>VI.5.2.1. La figura del jornalero 886<BR>VI.5.2.2. Las movilizaciones 890<BR>VI.5.2.3. Los jornaleros y cultivadores del tomate y los problemas del sector 892<BR>VI.5.3. Los colonos 904<BR>VI.5.4. La caza 907<BR>VI.6. La incipiente movilización antinuclear. Los barruntos de la guerra de Valdecaballeros 909<BR>VI.6.1. Más irredentismo que ecologismo 909<BR>VI.6.2. Las primeras resistencias y el ?crescendo?. 912<BR>VI.6.3. Las posiciones 924<BR>VI.6.4. La primera ?marcha verde? 928<BR>VI.6.5. La segunda ?marcha verde? y las reacciones 931<BR>VI.7. El multicolor mapa de los conflictos laborales 939<BR>VI.8. Las tensiones por el hospital de Llerena 943<BR>VI.9. La carga policial de Plasencia 945<BR>ÍNDICE BIBLIOGRÁFICO 953<BR>ÍNDICE ONOMÁSTICO 961