Inicio > Libros > VENDRÁN MÁS AÑOS MALOS Y NOS HARÁN MÁS CIEGOS
Imagen de cubierta: VENDRÁN MÁS AÑOS MALOS Y NOS HARÁN MÁS CIEGOS

VENDRÁN MÁS AÑOS MALOS Y NOS HARÁN MÁS CIEGOS

SÁNCHEZ FERLOSIO, RAFAEL

Libro
ISBN: 
978-84-233-4085-9
Editorial: 
DESTINO
Coleccion del libro: 
Sin Colección
Idioma: 
Castellano
Número de páginas: 
160
Dimensiones:
145x227
Estado: 
Agotado
Materia: 
PENSAMIENTO
18,00€
Votos: 0

A lo largo de una vida de escritura libre y sin prisa, con la falta de deliberación de quien toma apuntes durante años sin pensar en publicarlos, Rafael Sánchez Ferlosio ha ido destilando un género literario propio, sus celebradísimos «pecios»: aforismos, desafíos, misceláneas e invenciones de corta extensión pero enorme profundidad, fragmentos de un pensamiento complejo del que sólo emergen, después del fragor y la ira de la tempestad, algunos restos visibles: los de «cierto tono literario».El presente libro, que arranca con los bellísimos y desolados versos que le dan título, goza de una fuerza desafiante y un estilo absolutamente personal, el de uno de los grandes prosistas y pensadores contemporáneos, cuya palabra disecciona conceptos, modas, ritos y refranes con el fin de mostrarnos la salud de la razón, o su enfermedad.El insuperable talento de Vendrán más años malos y nos harán más ciegos fue reconocido en 1994 con el Premio Nacional de Ensayo. «Es el hombre más importante de nuestra literatura.» MIGUEL DELIBES «Es el mejor Cervantes que se ha dado en España.» JUAN GOYTISOLO «Ferlosio es el mayor escritor vivo de la lengua castellana. El mejor y más audaz explorador del alma de las palabras.» FERNANDO SAVATER

Recomendaciones

SÁNCHEZ FERLOSIO, RAFAEL

Rafael Sánchez Ferlosio, hijo de padre español y madre italiana, nació el 4 de diciembre de 1927 en la ciudad de Roma. A la edad de catorce años, en el texto de literatura española de Guillermo Díaz-Plaja y en la frase en la que el autor, retratando al infante don Juan Manuel, decía literalmente «tenía el rostro, no roto y recosido por encuentros de lanza, sino pálido y demacrado por el estudio» conoció cuál era su ideal de vida. Leer más »

No hay comentarios
Añadir nuevo comentario