«Osvaldo Bayer: la coherencia libertaria»

Organiza: 
Casapueblos Solidaridad Obrera
09-02-2019

Librería Traficantes de Sueños
Entrada libre
Aforo limitado

Encuentro

Con la participación de Dolors Marin, historiadora, y autora de diversos estudios sobre el movimiento anarquista; José Luis Carretero, Solidaridad Obrera y Andrea Benites-Dumont, Casapueblos.

El pasado mes de diciembre de 2018 falleció en Argentina Osvaldo Bayer: anarquista, historiador y militante comprometido con la lucha por los derechos humanos y la libertad de todos los pueblos sometidos.

En su labor como historiador, Bayer desarrolló con admirable rigor y pasión la historia a “contrapelo” propugnada por Walter Benjamin en el albor del fascismo y el nazismo: esa contra-historia que, frente al discurso totalitario del poder, rememora en el presente las luchas y sufrimientos de lxs olvidadxs de la historia oficial. Entre sus obras más conocidas, destacan títulos como "La Patagonia Rebelde", "Los anarquistas expropiadores" y "Severino Di Giovanni, el idealista de la violencia".

Pero además, Bayer siempre demostró una profunda coherencia con sus ideales libertarios, militando a favor de las luchas contra la represión y a favor de los derechos humanos, oponiéndonse a la impunidad de ayer y de hoy, y posicionándose a favor de la justicia para Jorge Julio López, Santiago Maldonado, y los pueblos originarios en lucha por la tierra y la dignidad.

Comentarios

Le conocí en mi juventud. Osvaldo ya era un historiador, periodista y escritor prestigioso. Estaba buscando información sobre Simón Radovitzki, Severino Di Giovanni y América Scarfó, todos compañeros -"hermanitos", así se llamaban los anarquistas entre sí- y protegidos de mi suegra, también anarquista, Salvadora Medina Onrubia, autora teatral, poeta y periodista fundadora con mi suegro, Natalio Botana, del legendario periódico argentino "Crítica". Yo era la mujer de Jaime "Tito" Botana, a quien Osvaldo venía a entrevistar en busca de datos para sus libros. Después llegaron los dictadores militares y Osvaldo tuvo que exliarse en Alemania y nosotros -Tito, nuestro pequeño hijo Santiago y yo- en España.Pasaron muchos años sin vernos. Nos reencontramos, ¡cómo no!, en Buenos Aires. Fui a su casa "El Tugurio" a entrevistarlo varias veces para las publcaciones en que yo colaboraba. Años más tarde, ya estando él muy mayor, cada vez que iba al cine del barrio (Belgrano), tocaba el tiembre y nos tomábamos unos Campari. Él hablaba. Yo escuchaba. Siempre lo tendremos en nuestro recuerdo y siempre volveremos a las páginas de sus libros. Osvaldo fue una de las mejores vidas que "adornaron" mi vida.

Gracias Alicia por aportar estos buenos recuerdos. Te mandamos saludos desde Traficantes de Sueños

Libros relacionados